viernes, 29 de abril de 2016

Actividades para niños en la Feria del Libro de Sevilla 2016


Para terminar con la información relacionada con la lectura y los libros, hoy os contamos las actividades para niños que hemos encontrado dentro del programa de la Feria del Libro de Sevilla, que se inauguró ayer en la Plaza Nueva y que este año está dedicada a la Literatura Infantil y Juvenil. 
Las actividades tendrán lugar en la Plaza Nueva (Pérgola de actividades y espacio La Red), el Ayuntamiento de Sevilla (Sala Apeadero) y la Plaza de San Francisco (Salón y Patio Cajasol) (ver mapa).

Viernes 29 de abril: 
-          18.00 a 19:00. Cuentacuentos: "La verdadera historia de Peter Pan." Organiza: Casa del Libro. Lugar: Pérgola
-           19.00 a 20:00. Cuentacuentos: "El oso que quería dejar de ser pequeño" y "¡Menuda cabeza!". Edad: a partir de 6 años. Organiza: Librería Anabel. Lugar: La Red
Sábado 30 de abril: 
-         12.30 a 13:30. Cuentacuentos"¿Conoces a Lupo?".  Edad: a partir de 3 años. Organiza: Grupo AnayaLugar: La Red
-           13.30 a 14:30. Taller con lecturas de libros de la editorial Tres Tristes Tigres. Edad: 7-12 años. Organiza: Casa Tomada. Lugar: La Red
-       18.00 a 19:00. Actividad y Cuentacuentos"Divertidas aventuras de las letras", "Divertidas aventuras de los números"Edad: de 3 a 5 años. Organiza: Librería Baobab. Lugar: Pérgola
Domingo 1 de mayo:
-          11.30 a 12.30. Cuentacuentos"Hoy nos visita  el Grúfalo"Edad: a partir de 3 años. Organiza: Bruño- Grupo Anaya. Lugar: Pérgola
-          12.30 a 13.30. Cuentacuentos: "Pepepérez. Cuentos de la abuela Dolores"Organiza: Librería Rayuela y Penguin Random House. Lugar: Pérgola
-       18:00 a 19:00. Animación infantil: "La letra A de Las divertidas aventuras de las letras". Edad: de 3 a 5 años. Organiza: Grupo Anaya-Bruño. Lugar: Pérgola
Lunes 2 de mayo:
-   11:30 a 12:30. Cuentacuentos: Macedonia de monstruos". Edad: todas las edades. Organiza: Grupo Anaya. Lugar: Pérgola
-        12.30 a 13:30. Presentación y lectura de Cuentos de La Media Lunita: Los siete chivitos y el lobo, El espejo mágico, La princesa mona, ¿Por dónde sale el sol?. Organiza: Algaida Editorial. Lugar: Pérgola
-          13:30 a 14:30. Cuentacuentos: "La magia de las pompas". Organiza: Librería Anatma. Lugar: La Red
-     18:00 a 19:00. Cuentacuentos: "La magia de las pompas" y "Entrenamiento para aprender a ser feliz ¿Quieres ser tu propio coach?". Para niños y adultos. Organiza: Librería Anatma.  Lugar: caseta nº30
Martes 3 de mayo:
-          18:00 a 19:00, Taller de escritura creativa para niños. Edad:7-12 años. Organiza: Casa Tomada. Lugar: Sala Apeadero 
Jueves, 5 de mayo:
-          18:00 a 19:00, Taller de escritura creativa para niños. Edad:7-12 años. Organiza: Casa Tomada. Lugar: Sala Apeadero
Viernes, 6 de mayo:
-          18:00 a 19:00. Cuentacuentos : "Billy Elliot". Organiza: Casa del Libro. Lugar: Pérgola
-     18:30 a 19:30. 'Cuentacuentos de la Azotea'. Edad: a partir de 4 años. Organiza: El Gusanito lector. Lugar: La Red
-    18:30 a 19:30. Taller"El monstruo en el armario. Cómo atrapar al monstruo de tu armario en 10 sencillos pasos'. Edad: a partir de 4 años. Organiza: El Gusanito Lector. Lugar: caseta nº8.  
Sábado, 7 de mayo:
-      18:00 a 19:00. Cuentacuentos"Lola se va a África". Organiza. Bira Biro Editorial. Lugar: La Red
-          18:30 a 20:00. Taller de divulgación científica para niños: "Aproxímate". Edad: de 8 a 13 años. Organiza: Casa Tomada. Lugar: Pérgola
Domingo, 8 de mayo:
-          12:30 a 13:30. Cuentacuentos: "Olla de grillos". Edad: de 6 a 11 años. Organiza: Editorial Renacimiento. Lugar: Pérgola
-     13:30 a 14:30. Cuentacuentos"Macedonia de monstruos"Edad: todas las edades. Organiza: Grupo Anaya. Lugar: La Red
-       18:30 a 19:30. Cuentacuentos"La pandilla de Mago y los misterios de Itálica". Organiza: Editorial Autores Premiados. Lugar: Pérgola

 * Todas las actividades son de entrada libre hasta completar aforo, salvo indicación contraria expresa (como algunos talleres o rutas literarias).
* Las actividades pueden sufrir cambios de última hora por parte de la entidad que la organice. Para más seguridad, por favor,  visite el Programa de Actividades de la Feria del Libro de Sevilla 2016 aquí  antes de asistir a un evento para comprobar cambios o modificaciones. 


martes, 26 de abril de 2016

Los adolescentes y la lectura. ¿Y ahora qué?


Admitámoslo: más de la mitad de los adultos no lee si no es por cuestiones de trabajo, sabemos que la lectura no nos salvaguarda de la estrechez de miras, la intolerancia o  la idiotez, y leer no es una necesidad.
La brecha en el hábito lector se abre al llegar a la adolescencia, a veces para no cerrarse nunca. Nuestros niños, que disfrutaban con los libros, al llegar a los 12 o 13 años, cambian y abandonan la lectura.
Además, vivimos en un tiempo en el que las alternativas para entretenerse, evadirse y socializarse son múltiples y están caracterizadas por los contenidos digitales, el predominio de la imagen y la economía de consumo. La tendencia en las actividades de ocio es la búsqueda de la gratificación inmediata y la dispersión en detrimento de la capacidad de concentración. Leer puede ser una manera de resolver el aburrimiento. Pero, ¿y si no hay lugar para el aburrimiento? ¿Y si la lectura resulta aburrida?
Y para colmo, hay quien opina que no todo lo que está escrito contribuye a la educación literaria, y lanza al aire la pregunta del millón: ¿se trata de que los adolescentes lean? ¿Lo que sea, pero que lean?

Visto de esta forma, podemos sentirnos desanimados y desorientados a la hora de estimular a un adolescente a leer. Así que vamos a cambiar el cristal con el que miramos…



La adolescencia puede ser una etapa turbulenta, de crisis inevitable, de irresponsabilidad y conductas de riesgo. O no…  Para el filósofo y pedagogo José Antonio Marina, esta mala prensa de los jóvenes está agravando el fenómeno en lugar de resolverlo: “Si repetimos muchas veces que los adolescentes son ineducables y difíciles de tratar, conseguiremos que lo sean”. Tenemos que cambiar el paradigma. Las encuestas españolas nos dicen que más del 80% de individuos en esta franja de edad no tienen ningún tipo de crisis. Es más, describe, “lo pasan bien, se llevan bien con su familia y únicamente tienen la pelea normal que se presenta a lo largo de la historia pero que entra dentro de la dinámica clásica de la búsqueda de la ampliación de límites y la independencia inherente a la adolescencia”.

Como afirma la socióloga francesa MichèlePetit, los jóvenes no son marcianos. Como nosotros, tienen una gran necesidad de saber, una necesidad de decir bien las cosas, de soñar, de imaginar, de encontrar sentido, de pensarse y de pensar su historia singular de muchacho o de muchacha. Sienten curiosidad por este mundo contemporáneo y tienen también, una gran necesidad de ser escuchados, reconocidos, de dignidad, de intercambio y de encuentro personalizado.

Los adolescentes se acercan a los libros para permitir que se exprese lo más secreto que tienen, que pertenece por excelencia al terreno de las ensoñaciones y de las fantasías. Porque la lectura enriquece a los jóvenes (y a todos en general) y les ayuda a construirse, a descubrirse, a hacerse un poco más autores de su vida. En palabras de Nancie Atwell, profesora estadounidense galardonada con el Global Teacher Prize en 2015, la lectura les convierte en personas “más inteligentes, más felices, más justas, y más compasivas, debido a los mundos que experimentan dentro de esos cientos de miles de líneas de impresión”.

No estamos tan lejos de nuestros adolescentes como a veces pueda parecer y sabemos que la lectura les va a aportar beneficios tanto para la etapa que están viviendo como para su desarrollo como personas adultas. Se trata pues, de acompañar a nuestros hijos adolescentes en su camino lector pero aceptando que quizás que no lo consigamos y sin sentirnos culpables si es así. 


Os dejamos aquí algunos consejos que pueden ayudarnos para que nuestros hijos adolescentes mantengan, retomen o inicien el hábito lector.

-       No obligar a leer ni imponer lecturas obligatorias: la mejor manera de fomentar la lectura es no adoctrinar ni mostrarse desesperado por fomentarla. La desesperación está reñida con la capacidad de seducir.
-       No controlar: crearemos un clima de confianza si evitamos vigilar y controlar si han leído o no un libro.  
-       Relacionar la lectura con otras actividades: rutas literarias, adaptaciones cinematográficas o teatrales, versiones en videojuego de algún libro o saga, etc. Todas estas interrelaciones les permitirán compartir el contenido del libro socialmente y conectarán con otras formas de ocio, reforzando así la asociación de la lectura con el concepto de diversión
-       Recordarles que no es necesario que terminen de leer un libro, si no lo desean. Pueden dejar de leerlo después de unas páginas o de un capítulo y continuarlo más tarde. No tratar de convencerlos de que lo terminen si no quieren: en el camino para encontrar lo que les gusta a veces quedan libros sin terminar; no pasa nada.
-       Romper con la manera “seria” de concebir la lectura: se puede disfrutar mucho con libro de chistes, una historia contada con acertijos o un material escrito con sentido del humor.
-       Dejar que elijan el formato del libro: un ejemplo muy claro es la predilección por el cómic. Este formato que mezcla texto y dibujo puede parecer menos serio, menos constructivo y menos educativo, pero a los adolescentes les encanta. Educar en el gusto lector también significa que vayan aprendiendo a diferenciar las lecturas de calidad de las que no lo son y dentro del género del cómic y la novela gráfica se encuentran grandes obras.
-       Dejar que elijan el género y la temática: encontrar un contenido con el que puedan conectar es absolutamente clave en esta edad. Como adultos no debemos tener miedo del encasillamiento. Cada chico debe poder ir a su ritmo y decidir cuándo da el salto a otro tipo de lecturas.
-       Utilizar sus intereses y hobbies como punto de partida: por ejemplo, si les interesa la informática o los coches, podemos ofrecerles libros, revistas y catálogos sobre estos temas.
-       Evitar tener prejuicios hacia lo que ellos leen: si aceptamos sus recomendaciones de lectura y procuramos leerlas, a ellos les hará ilusión que los padres descubramos un libro gracias a su recomendación.
-       Compartir con ellos algunas de nuestras lecturas: los adolescentes están buscando su independencia pero al mismo tiempo disfrutan del contacto y la conexión con su familia y esto puede ayudarles a sentirse más cerca del mundo de los adultos.
-       Mantener un espacio tranquilo en casa dónde el adolescente pueda seguir con sus lecturas, como cuando era niño, puede ayudar a a combatir el estrés de una época de cambios vitales.
-       Comprar y reglar libros: entrar en la librería cuando pasemos por delante de ella con nuestros hijos, curiosear y hojear los libros expuestos, pedir recomendación al librero, regalarles libros porque sí…




sábado, 23 de abril de 2016

Cómo hacer que los hijos se interesen por la lectura.

Sabemos que el hábito lector y la comprensión lectora se desarrollan inicialmente en el seno familiar desde la primera infancia y, posteriormente, de forma conjunta desde la familia y desde la escuela. También sabemos que la lectura y la comprensión lectora favorecen no sólo el éxito escolar, sino el desarrollo de la imaginación y el disfrute del lenguaje poético. 
Por eso hoy, Día del Libro, queremos reflexionar sobre el papel de las familias en el desarrollo del gusto por la lectura. 

Imaginad la siguiente escena: un niño pequeño está sentado, embelesado, en el regazo de un adulto querido, escuchando palabras que se mueven como el agua, palabras que hablan de hadas, dragones y gigantes, de lugares lejanos e historias inventadas.
El cerebro del niño pequeño se prepara para leer bastante antes de lo que uno jamás sospecharía, y utiliza para ello cada imagen, cada concepto y cada palabra.
Y todo empieza en la comodidad del regazo de un ser querido.

Esa precoz y cálida preparación para leer, que es la clave para los logros posteriores, se inicia en el momento en que alguien se muestra ante los niños como lector.
Su aprendizaje comienza con la fascinación y la curiosidad por las destrezas que exhiben las personas que leen y les leen. Y en esa preparación, las personas que rodeamos habitualmente a los niños pequeños, seamos padres, hermanos mayores, abuelos o tíos, actuamos como guías, modelos e inductores.
El aprendizaje de la lectura y la escritura comienza, pues, de modo espontáneo, desde el mismo momento en que un niño ve a otras personas leer y escribir.

Los estudios revelan un aspecto crucial con respecto a la comprensión lectora y el gusto por la lectura: la existencia de libros en los hogares y las actividades de lectura por parte de los padres guardan una relación directa con el rendimiento escolar de los hijos y su deseo de leer.

A mayor dedicación de los padres a la lectura, mejor comprensión lectora tienen nuestros hijos. Es decir, que la frecuencia con la que leemos habitualmente los padres es un factor determinante a la hora de mejorar la capacidad de nuestros hijos para comprender lo que leen.
Del mismo modo, el número de libros infantiles que tenemos en casa guarda una estrecha relación con su rendimiento lector, de manera que a mayor número de libros disponibles más alto es el rendimiento lector de los niños.
Al mismo tiempo, la lectura realizada por placer influye en el rendimiento de los alumnos, de forma que aquellos alumnos acostumbrados a leer por puro gusto, independientemente de las exigencias escolares, demuestran una mayor capacidad de comprensión que aquellos otros que solo leen por obligación y sin ganas. Leer diariamente por diversión es mucho más provechoso que emplear muchas horas en leer a disgusto. 

La lectura en voz alta se ha revelado como uno de los medios más eficaces de interesar a los niños en el mundo de la lectura y, como consecuencia, de ayudarles a ser lectores competentes
Al leer a nuestros hijos en voz alta de manera continuada les estamos ofreciendo un modelo de lectura. La lectura ya no es una habilidad abstracta sino que se convierte en un gesto concreto y atractivo. 
La lectura en voz alta ayuda a la comprensión de las palabras: la lengua llega a los niños por mediación de un lector experto. Escuchan las inflexiones, los ritmos, los énfasis, los silencios...
Escuchando a leer no sólo se aprende a leer, también se aprende a hablar.

Pero ojo, no caigamos el error de convertir esta actividad placentera en una tarea utilitaria y obligatoria. El rendimiento escolar no debe ser el principal objetivo que justifique leer en voz alta a los niños. Se trata de establecer entre padres e hijos una comunicación especial, exenta de obligaciones o exigencias, y de transmitir el amor por la lectura.

Leer junto a nuestros hijos nos permite habitar temporalmente un mismo espacio imaginario y emocional, pues todos nos situamos en la misma historia, en la misma sintonía, creando intensos lazos afectivos. Y nos facilita conversar acerca de cuestiones que, de no mediar un libro, resultaría difícil plantear.
Leyendo en voz alta a nuestros hijos, les ofrecemos palabras con las que expresarse y hablar de su mundo en construcción, haciendo suyas las palabras de los libros.

Al abrir un libro para ellos, los padres les estamos regalando un tiempo exclusivo y a la vez estamos haciendo una declaración de cariño al centrar nuestra atención en ellos con la voluntad de pensar y sentir juntos, de escuchar y expresarse abiertamente.

En definitiva, la mejor contribución que los padres podemos hacer para impulsar el interés por la lectura es leer delante de nuestros hijos y leer a nuestros hijos porque, como dijo Emilie Buchwald, profesora, escritora y poetisa norteamericana: "los niños se hace lectores en el regazo de sus padres". 

miércoles, 20 de abril de 2016

Los derechos del lector


Sí, nos encanta leer y nos apasionan los libros.
Así que estamos deseando que llegue el próximo sábado, 23 de abril, para celebrar el Día del Libro y no nos vamos a perder la Feria del Libro de Sevilla, que tendrá lugar entre el 28 de abril y el 8 de mayo en la Plaza Nueva.
Durante los próximos días iremos compartiendo con vosotros información sobre estos eventos, sobre la lectura y sobre libros.

Para empezar relajadamente y con una sonrisa, os traemos la divertida ilustración que Quentin Blake (mundialmente conocido por sus ilustraciones de las obras de Roal Dhal) realizó de "los derechos del lector", publicados en 1992 por el escritor francés Daniel Pennac en su libro Como una Novela y que se convirtió en un fenómeno editorial.
En su experiencia como profesor de literatura en un instituto, Pennac llegó a la conclusión de que para hacer nuevos lectores no hay que obligar a leer lecturas aburridas, sino contagiar el amor por la lectura y mostrarla como una aventura personal, gratificante y libremente elegida.
Su decálogo de los derechos del lector, ilustrado por Blake, se utilizó en Francia en 2009 para una campaña de animación a la lectura.


* Bovarismo (Enfermedad textualmente transmisible): hace alusión a Madame Bovary, la protagonista del novela homónima de G. Flaubert, lectora compulsiva y apasionada de las novelas románticas. 

martes, 5 de abril de 2016

Con la excusa del deporte...


Lo dijo el profesor Juan Antonio el sábado pasado al entregar los diplomas del VII Maratón Deportivo y de Juegos de Mesa "Antonio Núñez" y aún le estamos dando vueltas a su frase: "con la excusa del deporte hemos vivido una jornada de convivencia en el Colegio".


Es cierto, el sábado 2 de abril el tiempo nos acompañó y disfrutamos, grandes y pequeños, reuniéndonos en el Colegio para pasar el día entre partidos, carreras y juegos.  La excusa era el deporte, el fondo es la convivencia entre padres, alumnos, profesores, monitores del Movimiento Calasancio y la comunidad de Religiosas del Colegio. 

La alegría que da poner cara a los padres de los amigos nuestros hijos, sobre todo cuando son pequeños y aún no nos conocemos todos...
La energía que le echan los padres a los partidos que juegan ese día entre risas y cansancio, y lo mucho que le gusta a los niños ver a sus padres jugar en el patio de su cole...
El empeño por transmitir a nuestros hijos lo importante que es el juego limpio, la deportividad y el compañerismo, aunque a veces cueste y algunos acaben enfurruñados...
El buen ratito que echamos las familias: los niños disfrutando de cierta "libertad de movimientos" y los mayores a gusto con otros padres que se han convertido ya en nuestros amigos...

Nos damos así cuenta de que el Colegio, en esta jornada, nos une, nos acerca y nos da la oportunidad de pasar un día en familia y entre amigos. 


Y no podemos dejar de tener unas palabras de agradecimiento para los organizadores y los que dedicaron su tiempo el sábado para que los demás disfrutáramos: arbitrando y organizando los partidos desde la mañana, sin parar detrás de la barra, cocinando en su casa (Sol, esos garbanzos y esas albóndigas...mmm!) o junto a la paellera (los padres de Madre Mari Carmen ya son una "institución" en este Maratón), y las Religiosas, pendientes de que todo vaya bien. La dedicación y el cariño que le ponen a este día son parte de la clave del éxito.